Este chaval era muy clásico, cada vez con follaba, no paraba de hacerle el misionero casero a su chica, era la postura que más le encantaba porque su novia estaba muy buena y él quería presenciar su cuerpo durante todo el momento que tenía a la chica desnuda delante de sus narices.