Esta novia ha accedido por último a que su novio se la folle mientras que la graba para entonces publicarlo en Internet, mas no está dispuesta a que se le vea la cara. Vemos a la guarra follando durante prácticamente diez minutos y en ese tiempo tenemos tiempo suficiente para verla penetrada en la situación del misionero y después también por detrás mientras la tía aprieta su cara contra la almohada. Se prosigue tapando en todo instante, mas llegamos a ver más o menos parte de su cara y seguro que si a esta puta la viéramos en la calle la reconoceríamos, al menos sus tetas.