Esta gorda estaba muy caliente tras jugar al billar y no dudó en querer follarse a todo lo que se movía a su alrededor. En esta ocasión sólo estaba el hermano pequeño de su novio, un chaval de sólo 18 años y virgen, que no se podía creer que semejante mujer quisiera sexo con él.