Así la chupa la japonesa